Los niños autistas tienen más dificultades de encontrar objetos en un espacio determinado, como por ejemplo un par de zapatos en un cuarto, y este trastorno afecta de manera importante sus capacidades para manejarse de manera independiente, según un estudio publicado.
Las conclusiones de este estudio difieren con investigaciones anteriores que afirmaban que los jóvenes autistas estaban dotados de capacidades visuales de búsqueda excepcionales.
Los científicos pidieron a 40 niños de la misma edad -la mitad eran autistas- encontrar lo más rápido posible una luz roja escondida entre 16 focos verdes. Para que la luz roja se prendiera, los niños debían apretar los focos verdes. Los expertos pusieron el 80% de los focos verdes de un lado. Y allí la luz roja era más fácil de ser encontrada.
El estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Bristol, Reino Unido, y publicado en los Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) con fecha del 21 al 25 de diciembre, indicó que no se observó ningún comportamiento “organizado” entre los menores autistas. Por el contrario, estos niños se mostraron menos eficaces y más desordenados en su búsqueda que los otros niños no autistas, según el estudio.